El juicio por corrupción a Netanyahu se reanuda en medio de la guerra

El juicio por corrupción del primer ministro israelí Benjamín Netanyahu se reanudó el lunes, volviendo a poner de relieve los desafíos legales y políticos que enfrenta incluso mientras preside la guerra del ejército israelí contra Hamás en Gaza.

Los tribunales israelíes habían dejado de conocer casos no urgentes después de que Hamas lanzara un devastador ataque sorpresa desde Gaza el 7 de octubre, pero el Ministro de Justicia del país, Yariv Levin, dijo el viernes que la mayoría de las operaciones judiciales normales podrían reanudarse porque la suspensión había expirado.

Según informes de los medios israelíes, Netanyahu no asistió a la audiencia del lunes, que abordó cuestiones de procedimiento.

Podría testificar en persona en la primavera como parte del caso de la defensa.

Netanyahu está siendo juzgado desde 2020, acusado de otorgar favores políticos a empresarios a cambio de obsequios costosos y de ofrecer ventajas regulatorias a magnates de los medios a cambio de una cobertura informativa positiva. Niega las acusaciones y ha rechazado los pedidos de dimisión.

Durante el verano, los legisladores del partido derechista Likud de Netanyahu presentaron un proyecto de ley que despojaría al fiscal general, que ha sido crítico con él, de la capacidad de supervisar el procesamiento de los ministros del gobierno, incluido el primer ministro. Posteriormente, el proyecto de ley fue retirado en el contexto de la intensificación de la protestas que se habían prolongado durante meses contra los esfuerzos del gobierno por imponer una mayor autoridad sobre el poder judicial.

Cuando se reanudó el juicio, la reputación de Netanyahu entre el público israelí empeoró. Muchos israelíes acusan a su gobierno de no haber impedido a los servicios de seguridad el ataque de Hamás, en el que las autoridades israelíes dicen que murieron unas 1.200 personas y unas 240 fueron tomadas como rehenes.