Entre los mejores del mundo: estudiantes del MET en el taller del MIT

MET en el taller del MIT

El colegio MET formó parte del taller del MIT (The Massachusetts Institute of Technology), por la colaboración de Nord Anglia Education con dicha institución, en una demostración de la excelencia que transmiten las escuelas que lo conforman. El taller permite que alumnos de diversos colegios que forman parte de Nord Anglia puedan visitar las instalaciones del MIT y absorber conocimiento valioso en el proceso.

Esta colaboración nutre a los jóvenes, no solo a los saberes y conocimientos técnicos que aprenden, sino también al entusiasmo que brinda mirar de cerca el futuro y las relaciones que establecen durante el tiempo que estén en el taller.

El ser partícipe de este taller eleva considerablemente el nivel de los colegios, y en este sentido, hay que destacar al MET, al ser el único colegio de Las Américas que contó con dos de sus estudiantes, Alec S. y Jerónimo R., en la experiencia del MIT.

MET en el taller del MIT

 

¿En qué consistió el taller del MIT?

El taller tuvo lugar en Boston, Massachusetts, con una duración de una semana, y contó con la participación de 50 alumnos provenientes de 31 escuelas de todo el mundo. Estos estudiantes fueron seleccionados a través de un concurso STEAM de innovación y diseño. El hecho de haber sido seleccionados destaca aún más el mérito de los dos estudiantes del MET.

A lo largo de cinco días, los estudiantes tuvieron la oportunidad de complementar su educación previa a través de una variedad de actividades, como conferencias, talleres y clases magistrales. Estas sesiones fueron impartidas por destacados cursantes de doctorado, investigadores y profesores del MIT, reconocidos a nivel mundial en sus respectivas áreas de especialización.

El taller del MIT les brindó una experiencia inestimable al aprender directamente de profesionales y de las últimas tecnologías que revolucionarán el mundo. Les hizo ver, de una manera cercana e interesante, cómo los exoplanetas podrían albergar vida, los increíbles detalles que puede captar una cámara de imágenes de alta velocidad, así como la posibilidad de asistir y ver un simulacro de la Cumbre de la ONU sobre el cambio climático.

Al finalizar esta semana de aprendizaje y experiencias, los estudiantes de diversas partes del mundo demostraron su dedicación al trabajar juntos en un proyecto emocionante: la creación de un juguete sostenible e innovador diseñado para su producción industrial. Aplicaron los conocimientos adquiridos a lo largo de los cinco días de talleres y colaboraron activamente para llevar a cabo este desafío. Fue un ejercicio en el que demostraron su creatividad, habilidades y capacidad para trabajar en equipo.

Es importante mencionar que los jóvenes no se dedicaron exclusivamente a las actividades académicas. Tuvieron la oportunidad de recorrer los campus del MIT y de Harvard, así como dar un paseo en barco por Boston.

El propósito del taller del MIT

Si bien la misión principal de la colaboración con el MIT se enfoca en la educación STEAM (ciencia, tecnología, ingeniería, arte y matemáticas), tampoco se puede deducir que fuera una simple experiencia de aprendizaje técnica.

La educación STEAM va más allá de la repetición y aplicación de conocimientos, ya que también promueve el desarrollo de otras habilidades en las personas, como la creatividad y el trabajo en equipo.

Creatividad y resolución de problemas

{En la educación STEAM, por muy buena que sea, si no se fomenta la creatividad, la instrucción se convierte en una estéril repetición de saberes. Es por esta razón que el enfrentarse a desafíos y buscar soluciones fue una de las tareas principales del taller.En la educación STEAM, aunque sea de alta calidad, si no se fomenta la creatividad, la instrucción se convierte en una repetición vacía de conocimientos. Por esta razón, enfrentarse a desafíos y buscar soluciones fue una de las principales tareas durante el taller. Fue una oportunidad para estimular el pensamiento innovador y fomentar la capacidad de encontrar soluciones originales a problemas complejos.}

El viaje a MIT le permitió a los estudiantes abrir su mente, ver reflejados los saberes que habían aprendido de maneras creativas y novedosas. El tener la posibilidad de conocer de manera presencial innovaciones y compartir les mostró una forma distinta de aplicar sus conocimientos.

La colaboración en un entorno interactivo

El campus del MIT fue el espacio perfecto para poner en práctica otro elemento del aprendizaje STEAM: la colaboración y el trabajo en equipo. Sin importar el campo en el que se trabaje, siempre es un desafío hacerlo en grupo cuando hay personas de todas partes del mundo y con diferentes conocimientos.

No obstante, la formación integral de los colegios se vio reflejado en la comunicación e intereses sentidos y compartidos por los alumnos. El poder reunirse, compartir experiencias, y verse identificado con otros, fue esencial para los futuros profesionales.

El horizonte del MET

Para Alec y Jerónimo, experimentar nuevas tecnologías, estudiar junto a profesionales y tener contacto con otras culturas y jóvenes con sueños similares resultó ser un gran beneficio. Estas experiencias les brindaron la oportunidad de ampliar su horizonte de conocimiento, desarrollar habilidades técnicas avanzadas y establecer conexiones significativas con personas de diversos trasfondos culturales. Fue una experiencia enriquecedora que les permitió crecer tanto académica como personalmente.

La capacidad de discutir, trabajar en equipo y aplicar lo aprendido es un reflejo de la calidad educativa y el impacto que un colegio como el MET puede tener. El hecho de que dos de sus estudiantes hayan participado en el taller no solo demuestra la excelencia del colegio, sino que también ofrece una visión prometedora del futuro para los jóvenes que se gradúan de allí. Es un testimonio del potencial y las oportunidades que les esperan a medida que se embarcan en sus trayectorias profesionales.